Crecimiento y desarrollo personal

Decídete a triunfar

Etiqueta: Monjes

El monje y el filósofo, PDF, Jean Francois Revel

Según una concepción antigua y convencional, Occidente se imaginaba el budismo como una sabiduría de la pasividad, de la inacción, del nirvana definido como una indolencia replegada sobre el Yo, indiferente a la gestión de la ciudad y de la sociedad.

Ahora vemos que nada de eso es cierto. Al igual que la mayoría de las filosofías occidentales, el budismo también tiene una dimensión humana, social y política.

Es cierto que el budismo incluye el estudio de las ciencias
tradicionales, tales como la medicina, las lenguas, la gramática, la
poesía, los cálculos astronómicos (en particular los eclipses) y astrológicos, la artesanía y las artes.

La medicina tibetana, basada en las plantas y los minerales, exige años de estudio, y los cirujanos tibetanos eran, según se dice, capaces de operar las cataratas con ayuda de un escalpelo de oro, aunque esta operación haya caído hoy en el olvido.

Sin embargo, la ciencia mayor consiste en el conocimiento de uno mismo y de la realidad, ya que la cuestión esencial es: ¿Cuál es la naturaleza del mundo fenoménico y del pensamiento?, y en un plano práctico: «¿Cuáles son las claves de la felicidad y del sufrimiento? ¿De dónde proviene el sufrimiento? ¿Qué es la ignorancia? ¿Qué es la realización espiritual? ¿Qué es la perfección?». Es este tipo de descubrimientos lo que se puede llamar conocimiento.

¿Y la motivación inicial es escapar al sufrimiento? El sufrimiento es el resultado de la ignorancia. Lo que hay que disipar, pues, es la ignorancia. Y esta es, en esencia, el apego al Yo y a la solidez de los fenómenos. Aliviar los sufrimientos inmediatos del prójimo es un deber, pero no basta: es preciso poner remedio a las causas mismas del sufrimiento.

Los vagabundos del dharma, PDF – Jack Kerouac

Vagabundos del dharma, Filosofía de dharma

Los Vagabundos del Dharma es una de las obras capitales de Jack Kerouac, el escritor paradigmático de la generación beat. Situada en California, expone el descubrimiento del budismo y su primera ley, «la vida es sufrimiento», durante la época en que su autor se sentía un fracasado porque no encontraba editor para sus libros.

Pero además de un modo filosófico de encarar el fracaso y de la búsqueda del auténtico significado «el Dharma», por parte de unos jóvenes desharrapados y febriles, expresa la comunión con la naturaleza en la cima de altas montañas, la fraternidad y la poesía.

Todo entre vino, marihuana y orgías, donde Kerouac aparece como Ray Smith, aunque el auténtico protagonista sea el poeta y budista Gary Snyder, que figura bajo el nombre de Japhy Ryder. Junto a ellos pueden también identificarse fácilmente Allen Ginsberg y Laurence Ferlinghetti, entre otros participantes en el llamado «renacimiento de San Francisco», narrado con suma brillantez en el libro.

El tratado, En defensa de la felicidad, PDF – Matthieu Ricard

Para el Dalai Lama, la felicidad es el objetivo de la existencia. En cambio, el ensayista Pascal Bnickner afirma: La felicidad no me interesa. ¿Cómo es posible tener dos visiones tan opuestas de lo que para la mayoría de nosotros es un componente fundamental de la existencia?

Defensores de la felicidad, Verdadera felicidad

¿Hablan esas dos personas de lo mismo? ¿No se tratará de un profundo malentendido sobre la definición de la felicidad?, ¿Acaso la palabra está tan manida que, asqueados por todas las ilusiones y cursilerias que inspira, nos provoca rechazo?

Para algunos es casi de mal gusto hablar de búsqueda de la felicidad. Cubiertos por un caparazón de suficiencia intelectual, se burlan de ella igual que de las novelas rosa

Según Henri Bergson. llamamos felicidad a algo complejo y confuso, a uno de esos conceptos que la humanidad ha querido dejar en el terreno de la vaguedad para que cada cual lo precise a su manera.

Desde un punto de vista práctico, dejar la comprensión de la felicidad en el terreno de la vaguedad no suena demasiado grave si habláramos como mucho de un sentimiento fugaz y sin consecuencias, pero nada más lejos de eso, puesto que se trata de una manera de estar que determina la calidad de cada instante de la vida. Pero ¿qué es la felicidad?

Por el contrario, la felicidad es la proyección de la alegría sobre la
totalidad de la existencia o sobre la parte más viva de su pasado
activo, de su presente actual y de su futuro concebible. ¿Podría
constituir, en consecuencia, un estado duradero? Según André Comte-Sponville, podemos Llamar felicidad a todo espacio de tiempo en que la alegría parece inmediatamente posible.

¿Es posible, entonces, incrementar esa duración? Existen mil concepciones distintas de la felicidad, e innumerables filósofos han tratado de exponer la suya.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén