Crecimiento y desarrollo personal

Categoría: Psicología Página 1 de 11

Textos guía para obtener riqueza, PDF

Para creer en algo antes de que sea toda una realidad, es necesario tener una fe decidida para superar lo imposible. La fe es necesaria para alcanzar cualquier logro, pero la fe aplicada es el siguiente paso trascendental necesario. Cuando pones en práctica lo que crees, estás dando un paso hacia tu futuro. Una persona con un propósito y un plan es invencible, si esta fórmula está bien apalancada.

En la mente tenemos la opción de ver la película de nuestra vida y la adelantamos hasta el final. Todas nuestras experiencias y conexiones siguen en nuestro interior y son tan reales que a veces se confunden y la verdadera secuencia del tiempo se vuelve borrosa.

Es posible vernos en sueños siendo niños, con nuestros propios hijos como compañeros de juego. O recordamos algo del pasado lejano e introducimos en la escena personas de un pasado reciente. Sin embargo, todas estas posibilidades no son señal de demencia, sino que la mente intenta darles sentido a todas nuestras experiencias.

A veces algunos científicos dicen que todo el tiempo existe en el ahora. Es decir, que no hay una diferencia real entre el pasado, el presente y el futuro. El tiempo simplemente es y así se explica cómo surgen los momentos y se mezclan como una escena y no como una secuencia de escenas en nuestros sueños.

El tiempo es la esencia de nuestro ser, y cuando no lo tenemos, dejamos de existir en este reino. Así que, si la vida es un tablero de damas, nuestro oponente, afirma el Dr. Hill, es el tiempo. Juega para tu mayor provecho reconociendo que el tiempo no espera a nadie. Según esto, entonces comprenderás que usarlo de la mejor manera resulta de gran importancia para tus logros. Entonces, sé sabio y úsalo para tu mejor provecho.

Tomado del libro un año para cambiar el chip, Napoleón Hill.

Sopa de pollo para el alma de la mujer, PDF

Todas las mujeres pasan en su vida por épocas en las que son objeto de muchas exigencias: familia, trabajo, esposo, ex-esposo, hijos, hijastros, padres. Es importante, incluso necesario, tomar distancia y evaluar de nuevo las propias prioridades. Pues sólo si alimentamos a nuestra alma podemos alimentar a otro y cuidar de él.

En ocasiones, debemos decir: «¡Detente! ¡Escúchame! Tengo algo que contarte». Así pues, ofrecemos Sopa de Pollo para el Alma de la Mujer directamente de nuestros corazones al de los lectores. Deseamos que quien lea este libro experimente los milagros del amor y de la inspiración. Deseamos que llegue a su corazón y conmueva a su espíritu.

Ayudas para cambiar tu vida en 21 días, Libro y audios

El espejo mágico, Poder de las afirmaciones

Debemos preguntarnos cómo la estamos pasando en esta vida; SOMOS FELICES, prósperos, bendecidos o todo lo contrario, la pregunta debe formularse con frecuencia.

La existencia es corta; algunos dicen que el ser humano cuenta con 108 oportunidades o existencias para alcanzar la realización del ser. Otros afirman que tan solo una oportunidad tenemos para salvar nuestra alma.

¡Dios tiene poder para transformar vidas! estamos de paso por este mundo, ¡somos peregrinos! nuestro hogar lejano esta, del plano físico al espiritual solo nos separa la materia, lo lejano se refiere mas bien, a que tan lejos esta nuestro corazón de DIOS.

Lo único cierto en esta vida es que aunque leamos mil y libros y no pongamos en practica SUS lecciones, jamás lograremos ver cambios en nuestra vida. Todo esta en la voluntad, si estas decidido a cambiar es seguro que los vas a lograr.

«Todo ser humano en un momento de su vida ha tenido la necesidad interna de hacer un cambio consciente, es decir intencionadamente, que les liberase de la carga de las emociones poco útiles para su bienestar».

«Todos nos podemos reconocer haciendo buenos propósitos, intentándolo una y otra vez, pero sin conseguirlo. Hemos escuchado muchas veces, incluso podemos habernos escuchado a nosotros mismos decir: ”YO SOY ASI Y NO PUEDO CAMBIAR” ¿Realmente podemos cambiar? La respuesta es Sí».

Encarnación Vidal.

Cuentos para pensar, PDF, Jorge Bucay

Que bendición encontrar textos de este tipo para leer, deleitar la mente, ponerla a trabajar, lo que no se usa se atrofia…

Reflexiones, Poemas, Literatura,Psicología

Todos los que hemos vivido buscando la verdad, nos hemos encontrado en el camino, con muchas ideas que nos sedujeron y habitaron en nosotros con la fuerza suficiente como para condicionar nuestro sistema de creencias.

Sin embargo, pasado un tiempo, muchas de las verdades terminaban siendo descartadas porque no soportaban nuestros cuestionamientos internos, o porque una «nueva verdad», incompatible con aquellas, competía en nosotros por los mismos espacios, o simplemente, porque estas verdades dejaban de
serlo.

En cualquier caso, aquellos conceptos que habíamos tenido como referentes dejaban de ser tales y nos encontrábamos, de pronto, a la deriva. Dueños del timón de nuestro barco y conscientes de nuestras posibilidades, pero incapaces de trazar un rumbo confiable.

Y entonces me pregunto, por un lado: ¿Existirán las verdades sólidas como rocas e imperturbables como accidentes geográficos?, ¿o será la verdad sólo un concepto que lleva en sí mismo la esencia de lo transitorio y frágil de las flores?.

Y por otro lado, desde una perspectiva macrocósmica: ¿Es que acaso las montañas, los ríos y las estrellas no están también amenazadas de pronta desaparición?. ¿Cuánto es «pronto» comparado con «siempre» ?. ¿No son, desde esta mirada, las montañas también efímeras ?…

Creo que lo que me gustaría hoy es intentar escribir sobre algunas ideas montaña, ideas-río, ideas-estrella con las que me fui cruzando en mi camino. Algunas verdades que seguramente son cuestionables para otros y lo serán también para mí, algún día, pero que contienen hoy, me parece, la solidez y la confiabilidad que da la indiscutible mirada del sentido común.

Jorge M. Bucay.

Hagakure, El libro del samurai, PDF

Hagakure, el camino de los samurai

Mantenido en secreto durante siglos, el «Hagakure» fue el libro de cabecera de Yukio Mishima. He descubierto que la vía del Samurai reside en la muerte. Durante una crisis, cuando existen tantas
posibilidades de vida como de muerte, debemos escoger la muerte.

No hay en ello nada difícil; sólo hay que armarse de valentía y actuar. Algunos dicen que morir sin haber acabado su misión es morir en vano. Este razonamiento es el que sostienen los mercaderes hinchados de orgullo que merodean por Osaka; no es más que un razonamiento sofisticado a la vez que una imitación caricaturesca de la ética de los Samurais.

Hacer una elección juiciosa en una situación donde las posibilidades de vivir o de morir se equilibran, es casi imposible. Todos preferimos vivir y es muy natural que el ser humano encuentre siempre buenas razones para continuar viviendo.

El que escoge vivir habiendo fracasado en su empeño, será despreciado y será a la vez un cobarde y un fracasado. El que muere después de haber fracasado, muere de una muerte fanática, que puede parecer inútil.

Pero en cambio, no será deshonrado. Tal es la vía del Samurai. Para ser un Samurai perfecto es necesario prepararse a la muerte mañana y tarde e incluso durante todo el día. Cuando un Samurai está constantemente dispuesto a morir, ha alcanzado la maestría de la Vía y puede dedicar, sin cesar, la vida entera al servicio de su señor.

Técnicas para caer bien en menos de 90 segundos, PDF

Relacionarse con la gente ofrece infinitas recompensas. Y ya se trate de comenzar en un nuevo empleo, (obtener un ascenso, conseguir una venta, hechizar a un nuevo partenaire, electrificar a la audiencia o superar el examen de los futuros suegros, si le caes bien a la gente, poseerás una llave que te abrirá todas las puertas.

Las personas son tu recurso principal. Ellas te crean, te alimentan, te visten, te proporcionan dinero, te hacen reír y llorar; te consuelan, te curan, invierten tu capital, reparan su coche y te entierran. No podemos vivir sin la gente. Tampoco podemos morir sin ella. Nuestros antepasados ya se relacionaban hace miles de años cuando se congregaban en torno a la hoguera para comer gruesos filetes de mamut, o cuando cosían juntos las prendas de pellejo de animal de la última moda.

Es lo mismo que hacemos cuando organizamos reuniones para discutir cualquier tema, o torneos de golf, conferencias y ventas de mercadillo; la comunicación subyace a nuestros ritos culturales, de los más serios a los más frívolos, desde bodas y funerales hasta convenciones sobre la muñeca Barbie y concursos de comedores de espaguetis.

Hasta el más antisocial de los artistas y poetas que se pasa largos y laboriosos meses pintando en un estudio o componiendo en un cubículo junto a su dormitorio suele tener la esperanza de poder llegar a conectar con el público a través de sus creaciones.

Miles de personas influyen en todos los aspectos de nuestra vida, ya sea el hombre del tiempo de una tele local, el técnico de una compañía de teléfonos estatal o la mujer de Tobago que elige los mangos para confeccionar una macedonia de frutas. Cada día, consciente o inconscientemente, efectuamos una miríada de conexiones con gente de todo el planeta.

Tribus, Necesitamos que tu nos lideres, PDF – Seth Godin

Una tribu es cualquier grupo de gente, grande o pequeño, conectados los unos con los otros, con un líder y con una idea.

Durante millones de años el ser humano ha formado parte de tribus, bien sea por sus creencias, etnia, ideas políticas o incluso por sus gustos musicales.

Ahora que Internet ha eliminado las barreras geográficas, temporales y económicas, los blogs y las redes sociales están ayudando a que las tribus crezcan y se reproduzcan. Grupos de millones de personas unidas por su afición al iPhone, su apoyo a Obama o su preocupación por el medio ambiente.

¿Quién va a liderar todas estas tribus? Si deja escapar esta posibilidad por liderar, corre el riesgo de convertirse en una oveja más del rebaño, alguien que lucha a toda costa por mantener su status quo, sin preguntarse si la obediencia que profesa le está haciendo algún bien a usted o su empresa.

Chocolate caliente para el alma, PDF, Jack Canfield

Cuentos, historias o reflexiones han sido instrumento de los entendidos tratando de hacer llegar un mensaje a la mente o al corazón de las personas, ficticias o reales, cada una lleva en si un valioso mensaje.

Sabemos todo lo que necesitamos saber para poner fin al sufrimiento emocional inútil que muchas personas experimentan en la actualidad.
La autoestima y la eficiencia personal están a alcance de todos aquellos que se hallen dispuestos a tomarse el tiempo de conseguirlas.

Leer un libro como éste es como sentarse a comer una comida muy elaborada. Puede ser demasiado sustanciosa. Es una comida sin vegetales, ensaladas ni pan. Es todo esencia, con muy pocas palabras huecas. En nuestros seminarios y talleres dedicamos más tiempo para establecer y discutir las implicaciones de cada historia.

Exploramos más a fondo sobre la forma de aplicar las enseñanzas y los principios en la vida cotidiana. No nos limitamos a leer las historias. Tómese usted el tiempo necesario par digerirlas y asimilarlas. Si se siente impulsado a compartir una historia con otras personas, hágalo.

Cuando una anécdota lo haga pensar en alguien, llame a la persona que le trajo a la mente y compártala. Métase en cada lectura y haga lo que sienta que surge en usted. Están pensadas para que lo inspiren y lo motiven.

Inteligencia espiritual, PDF, Danah Zohar

En la primera parte del siglo xx , el CI (cociente de inteligencia) se convirtió en la gran novedad. La inteligencia intelectual o racional es lo que usamos para resolver problemas lógicos o estratégicos.

¿Cuál es el significado de mi vida? ¿Por qué debo seguir adelante cuando me siento cansado o deprimido o frustrado? ¿Qué hace que todo esto valga la pena? Nos empuja y ciertamente define un deseo específicamente humano de hallar sentido y valor a lo que hacemos y experimentamos.

Deseamos ver nuestras vidas en un contexto más amplio y significativo, se trate de una familia, la comunidad, un club de fútbol, el trabajo de nuestra vida, nuestro marco religioso o el mismo universo.

Deseamos algo a que podamos aspirar, algo que nos lleve más allá de nosotros mismos y del presente, algo que nos proporcione valor a nosotros mismos y a lo que hacemos.

Algunos antropólogos y neurobiólogos entienden que este deseo de significado y el valor evolutivo que confiere es lo que hizo bajar a los hombres de los árboles hace dos millones de años.

La necesidad de que las cosas tuvieran sentido, dicen, dio paso a la imaginación simbólica, a la evolución del lenguaje y al extraordinario crecimiento del cerebro humano.

La mayor preocupación de la gente actual es el sentido de las corsas. Muchos escritores afirman que la necesidad de encontrar sentido es la crisis central de nuestro tiempo.

Hay muchos que hoy han alcanzado un nivel sin precedentes de bienestar material, pero sienten que quieren más. Muchos hablan de un vacío aquí, señalándose el estómago. Ese más que les llenaría el vacío rara vez tiene que ver con la religión. Ciertamente, la mayoría de la gente que busca una realización espiritual no ve que sus anhelos guarden relación alguna con la religión.

La religión convencional es un conjunto externamente impuesto de reglas y creencias. Es jerárquica y proviene de sacerdotes, profetas y textos sagrados; se absorbe a través de la familia y la tradición. La ÍES, tal como la describe este libro, es una capacidad interna e innata del cerebro y la psiquis humanas que extrae sus recursos más profundos del meollo del mismo universo.

Es una prestación desarrollada a lo largo de millones de años que permite al cerebro encontrar y usar significados en la solución de los problemas. Tenemos que usar nuestra ÍES innata para forjar nuevos rumbos, para encontrar alguna sana expresión de significado, algo que nos emocione y nos guíe desde nuestro interior.

El arte de la prudencia, PDF, Baltasar Gracián

En el mundo del conocimiento no hay limites, a cada instante se presenta la oportunidad de aprender algo nuevo, como buena voluntad es lo que nos sobra para compartir, pues ahí tienen otra obra interesante, Buen provecho…

Gracián nos enfrenta a un compromiso moral: actuar. Llama la atención la actualidad del debate que nos plantea y con la radicalidad que lo hace.

Radicalidad que surge de la visión moral que imprime a la necesidad de actuar, a la obligación de hacer, de transformar la realidad. Emprender es un deber no una opción.

Frente a la improvisación y la precipitación, el reto no es otro que mantener la capacidad crítica; revisar los valores de la convivencia, evaluar las amenazas y fijar referencias sostenibles, y por ello compartidas.

En definitiva, superar las restricciones que imponen la ansiedad o la codicia. Despacio, sí; pero seguro. Emprender, reflexionar, aprender sin pausa, sin dilación. El riesgo inasumible es quedar paralizados ante la incertidumbre.

Es evidente que vivimos una situación en la que se acumulan las paradojas conduciéndonos a un momento de crítico.

Nunca nos hemos sentido tan poderosos y a la vez tan frágiles.
Cuando vamos a buscar soluciones en el libro de instrucciones sólo
encontramos en él una frase que nos dice: “Consulte a los que lo
están haciendo”.

Las oportunidades se dibujan con agua sobre planchas calientes. Nunca hemos podido acceder a tanto conocimiento y a la vez nos ha resultado tan difícil valorar de los riesgos que asumimos. Cooperar, compartir; aumentar la red y la intensidad de sus flujos es la única manera de poder adaptarse una realidad en continuo y vertiginoso cambio, es la única manera de poder contribuir a su configuración, en definitiva es la manera de ser.

Hacer es aprender. Aprender es emprender. El arte de la prudencia, hoy es el arte de emprender, y el arte de emprender con conduce al arte de aprender. En este entorno la recomendación de Gracián cobra una vigencia radical, “Todo lo que comiences, no pares hasta conseguirlo”. ¡Invéntate el futuro! Todo es posible porque antes ha sido soñado.

ALFONSO GONZÁLEZ HERMOSO DE MENDOZA
Director de la Escuela de Organización Industrial – EOI

Página 1 de 11

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén