La paz del perdón, Charles Stanley, PDF

Perdón es la «acción de liberar a alguien de una obligación para con usted que es el resultado de una mala acción que lo perjudicó». Por ejemplo, una deuda es perdonada cuando usted libera al deudor de su obligación de pagar lo que le debe. 

El perdón, entonces, comprende tres elementos: una herida, una deuda que resulta de la herida, y la cancelación o anulación de dicha deuda. Para que haya perdón estos tres elementos son esenciales. 

Antes de proseguir adelante, necesitamos revisar la continuidad de los eventos que causaron la esclavitud cuando no se encontraban presentes estos tres elementos. Esto es importante porque creo que la mayoría de las personas que tienen un espíritu que no perdona, no saben que la falta de perdón es la raíz de su problema. 

Lo único que saben es que no pueden soportar estar alrededor de ciertas personas. Se sienten con el deseo de responder mordazmente a la gente cuando se discuten ciertos asuntos. No están cómodos alrededor de ciertos tipos de personalidades, y se irritan por insignificancias.

El individuo que tiene un espíritu que no perdona es siempre el verdadero perdedor, mucho más que aquel con quien está enojado. Esto es fácil de ver cuando observamos detenidamente las cosas que la gente retiene de aquellos que los han dañado u ofendido. 

La falta de perdón, por su propia naturaleza, impide avanzar en muchas disciplinas específicas de la vida cristiana y, prácticamente, obliga a caminar en la carne en vez de caminar en el Espíritu. 

Piense en su propia experiencia por un momento. Piense en la última vez que alguien lo hirió, lo perjudicó o tomó algo que le pertenecía a usted, haya sido un bien o una oportunidad. Inmediatamente después del incidente, ¿sintió deseos de hacer algo bueno por la persona o consideró tomar represalias? ¿Pensó en responder con gentileza o en soltar una diatriba? ¿Sintió deseos de ceder y aceptar la situación o quiso luchar por sus «derechos»?

Con toda sinceridad, es probable que se identifique en cada caso con la segunda opción. Estas son las respuestas normales cuando alguien nos hiere o saca ventajas de alguna situación. 

Pero piense en estas respuestas a la luz de lo que dice Pablo, y comprenderá por qué una respuesta impropia cuando nos hieren perjudica automáticamente nuestro caminar con Dios.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley . . . Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: