Charles Stanley, El éxito a la manera de DIOS, PDF

Uno de los fundamentos para la prosperidad bíblica es la fe.Todo libro que he leído afirma,de una manera u otra,que una persona debe creer que puede lograr el éxito.El principio de fe es una constante para el triunfo. La verdad era pregunta para el cristiano es: ¿Fe en qué o en quién? Solo cuando identificamos el objeto de nuestra fe es cuando conocemos con certeza el fundamento de nuestro éxito.

Si pone su fe en usted mismo y en sus capacidades, intelecto y sueños,entonces su cimiento será tan firme como usted lo sea.Además,no importa cuán firme pueda ser, usted no es ni omnipotente ni omnisciente. Si pone su fe en Dios, entonces su base es tan firme como lo es él: todopoderoso Y omnisciente.

En la Biblia no solo encontramos los anhelos de Dios para nuestro éxito,sino que encontramos numerosos ejemplos de personas a quienes él llamó a la prosperidad.

Muy a menudo miramos los personajes bíblicos y concluimos: «Yo no soy así». La verdades que somos como los personajes de la Biblia; y ellos fueron como nosotros en sus respuestas a la vida, en sus luchas,en sus éxitos y fracasos,y en sus personalidades y anhelos.

El éxito es una búsqueda continua. Es establecer y lograr, y siempre tratar de instaurar y conseguir las metas dadas y establecidas por Dios para nuestras vidas. Exito es el rechazo a desanimarse, desalentarse o desistir de las metas de Dios. Es el resultado del anhelo continuo por ser la persona que el Señor nos llama a ser, y por lograr las metas que él nos ayuda a establecer

Marcar como favorito enlace permanente.

Leave a Reply