El éxito está al alcance de casi cualquier persona. Pero … el éxito personal sin la capacidad de liderazgo produce una eficiencia limitada. El impacto de una persona solo llega a una fracción de lo que lograría con un buen liderazgo.

Mientras más alto quiera  escalar, más necesita del liderazgo. Mientras mayor impacto quiera lograr, mayor es la influencia que necesita tener.

La habilidad de liderazgo es la tapa que determina el nivel de eficiencia de la persona, mientras más baja es la capacidad de dirigir, más baja estará la tapa sobre su potencial.

Mientras más elevado el liderazgo, mayor la eficiencia. Su capacidad de liderazgo, para bien o para mal, siempre determina su eficacia y el impacto potencial de su organización. Para alcanzar los más elevados niveles de eficiencia, tiene que subir la tapa de su capacidad de líder.

Hay ocasiones en que el líder enfrenta un problema o limitación que no puede remover por sí mismo. Cuando se topan con esas limitaciones, algunos líderes renuncian y dejan de crecer. Ese es el comienzo del fin de su organización. Pero unos cuantos líderes, los que tienen el valor y la humildad para aprender, se reúnen con otros líderes que pueden ayudarle a levantar la tapa de sus vidas..