La regla mágica que soluciona problemas, La ley del espejo

Regla del espejo magico

Mientras muchos corazones se sumergen en la desesperanza debido a los momentos difíciles que el mundo vive, otros en cambio abren su corazón a la inspiración y nos invitan a una profunda reflexión, este hermoso poema de Beatriz Luengo. es la prueba de ello.

Ahora que se apagaron las luces de Disney,
que Madrid demostró que sí duerme
y que no todos los caminos llevan a Roma,
ahora extrañar lo cotidiano nos pone tristes.

Ahora que la mente hace un repaso
Que deseamos vernos con una amiga
en el restaurante que está a la vuelta,
donde decidimos mirar nuestros teléfonos y
no escucharnos,
donde “compartir” sólo se refería a la cuenta.

Ahora que anhelamos un beso
nos acordamos cuantas veces
levantarnos para darlo fue molesto
Cuando la pereza nos justificó
Ya lo diste ayer y lo darás mañana”
ahora recordar lo que perdimos nos da rabia.

Ahora que la calle está en silencio
que el vecino se convierte en tu aliado
Nos preguntamos hace cuánto tiempo vino,
si tiene hijos y por qué nunca le has hablado.

Ahora que el único ruido que hay está en tu alma extrañando lo cotidiano,
crujiendo a la incertidumbre, temblándole al miedo.
Quizás descubrimos que sin tecnología vivimos durante siglos y que tal y como vino hoy podría irse mañana, pero tu vecino estará ahí si lo necesitas,
y que tu amiga la que estaba sentada contigo en el restaurante necesitaba un abrazo, sólo eso.
Tan prohibido hoy.
Tan valorado en este momento.
Quizás eso vinimos a aprender…

Beatriz Luengo.

Marcar como favorito enlace permanente.

Leave a Reply