Libros de ayuda para emprendedores

Si bien convertirse en empresario es un sueño personal, para lograrlo se requiere mentalidad emprendedora, es decir, saber combinar, entre otros factores, el talento y el trabajo para transformar su destino. Un buen ejercicio consiste en cerrar los ojos y proyectarse durante unos minutos, por lo menos cinco años hacia adelante. ¿Se ve usted en el mismo trabajo? ¿Tendrá el mismo auto, la misma casa? ¿Estará haciendo lo que hace actualmente? Si bien el entorno puede hacerle tomar decisiones o tomarlas por usted, el hecho de querer ser emprendedor lo obliga sacar las respuestas de usted, de lo que quiere hacer con su vida de aquí en adelante, no importa si está ganando un buen salario y es exitoso en su empleo.

Montar una empresa es la primera idea que pasa por la mente de cualquier emprendedor. Mejorar sus ingresos personales y alcanzar una mayor independencia, son las principales motivaciones de los nuevos empresarios.

También alcanzar su realización personal y profesional. Querer ser independiente, autónomo, exitoso. Sin embargo, no es una tarea fácil. Algo ocurre en este proceso que hace que unos lleguen y otros cierren. Y no es suficiente poseer algunas de las características que determinan la personalidad de un empresario. Hay que asumir a profundidad un estilo y un esquema de vida que van mucho más allá de un simple querer. Esto muestra el alto nivel que debe presentar un empresario en el proceso de
consolidación de su carrera.

Ya no son negocios pequeños e informales, o chispazos de ideas lo que hacen a un empresario. Es la capacidad para visionar y estructurar a largo plazo.

Fuente del texto: Aquí