El viaje al mundo de los chakras

Estamos en un momento único en la historia de este planeta. El mundo está en crisis. Los avances tecnológicos y científicos, los descubrimientos en medicina, energía e ingeniería genética traen, junto con el augurio de una mejora en la calidad de vida, peligros y desastres para la humanidad. Eso sin contar con que la población sigue creciendo a un ritmo que la Tierra no será capaz de aguantar mucho tiempo, ni con las predicciones de determinados organismos internacionales acerca del agotamiento de las reservas de agua potable.

Aunque siempre haya habido guerras, atentados suicidas, crueldades de todo género, terremotos, inundaciones, cambios sociales, económicos y culturales…, ahora estas catástrofes se suceden a un ritmo vertiginoso y nos afectan de un modo mucho más directo, no sólo porque los medios de comunicación nos las muestran de forma inmediata, sino también porque vivimos en un mundo globalizado y cuanto sucede en un punto del planeta repercute en el resto, aunque seamos incapaces de asimilar y mucho menos de comprender lo que está ocurriendo.

Bob Frissell afirma que vivimos una evolución espiritual acelerada, sin precedentes. Las antiguas profecías y las teorías astrológicas concuerdan con el hecho de que estamos atravesando un momento de profunda transición y cambio, pero el ritmo de este cambio no se ha visto nunca antes y tampoco
fue anticipado por nuestros sabios más notables.