Meditaciones de marco aurelio, emprerador romano

Las Meditaciones no nos ilustran sobre los acontecimientos acaecidos durante su época de emperador, únicamente breves pinceladas dispersas sobre sus gustos y sus anhelos; en definitiva son soliloquios de un emperador preocupado por construirse una ciudadela interior
que corrió mejor fortuna que su Imperio.

No tuvo Marco Aurelio suerte en su reinado, desde el comienzo se concatenaron los problemas y a los disturbios fronterizos se añadieron en el interior del Imperio pestes y catástrofes naturales, como el desbordamiento del Tiber, seguido de hambrunas.

Marco Aurelio nace el 26 de abril del año 121 d.C. en el seno de una familia aristocrática que cuenta con la confianza del emperador. Desde su primera infancia parece destinado a ocupar puestos relevantes en el Imperio y muy temprano comienza a integrarse en lo más alto de la vida
ciudadana.

El título de la obra es conocido en castellano sobre todo por Meditaciones, pero la versión española más antigua, de Jacinto Díaz de Miranda (1875), empleó el término Soliloquios o reflexiones morales.