Con el corazón abierto, PDF, Dalai Lama

Si observamos la naturaleza humana, comprobamos que es más bondadosa que agresiva. Por ejemplo, si examinamos los animales, reparamos en que los animales de naturaleza más pacífica tienen una estructura corporal que armoniza con esa naturaleza, mientras que los animales predadores poseen una constitución conforme a su forma de ser.

Cuando uno es joven, fuerte y goza de salud, a veces puede tener la sensación de ser totalmente independiente y no necesitar a nadie, pero se trata de una ilusión. ¿No es cierto que, aun estando en la flor de la vida, simplemente por el hecho de ser humanos, necesitamos amigos?.

podemos afirmar que las demás personas son en realidad la fuente principal de todas nuestras experiencias de dicha, felicidad y prosperidad, y no estoy hablando solo en términos del trato cotidiano con la gente.

Vemos que todas las experiencias deseables que anhelamos o a las que aspiramos dependen de la cooperación y la interacción con los demás. Asimismo, en el estado de iluminación completa, las actividades compasivas de un buda solo pueden surgir espontáneamente en relación con otros seres, pues son ellos los receptores y beneficiarios de esas actividades iluminadas.

Marcar como favorito enlace permanente.

Leave a Reply