Conócete a ti mismo, PDF, Joaquín Trincado

Conociendo sobre espiritismo

No sólo los cuerpos humanos y de los animales, bestias, insectos que andan, se mueven o arrastran en virtud de su ley, por su constitución, tienen forma demostrativa de la vida, que es lo que se llama reino animal y en el entra el
hombre en su cuerpo; sino que también tienen vida demostrativa los otros dos
reinos, vegetal y mineral y nos lo demuestran, todos los arbustos, en que, para
fructificar, necesitan agentes procreativos, o machos, que depositen en el polen de las hembras la substancia germinal, a cuyo contacto se funden en la savia aquellos gérmenes y empiezan el movimiento circulatorio, que da por resultado el fruto.

La ciencia forestal, llegó a fijarse en esa verdad y comprobó por la palmera, que en una plantación de éstas donde no había un macho, no daba frutos., pero tan pronto se plantó un macho, toda la plantación dio frutos. Esto hizo al hombre ser cuerdo y previno en todas las plantas, la promiscuación con el injerto y consiguió abundante fruto, más sabroso y belleza en las flores y armonía
en sus campos.

En los líquidos y minerales, la vida está demostrada mucho más intensamente aún que en el reino vegetal, a causa de que, el progreso ha requerido el uso de materiales y productos que la tierra daba por separado y el pensamiento del hombre se ilustraba, tomando de los hechos naturales que encontraba y no pocas veces de las vidas que le costaba el consumo de muchos productos y también la poca duración de sus instrumentos y el mucho trabajo que le costaba su construcción.

Marcar como favorito enlace permanente.

Leave a Reply