Despertar el entendimiento, Autoconocimiento

Muchos libros hablan de budismo, pero pocos comunican su significado. Para poder despertar el entendimiento en los demás, uno tiene, primero, que saber, y después, vivir lo que sabe. El conocimiento, vivido en esta forma, se puede transmitir sin esfuerzo, como parte de un proceso creativo sin fin

Éste es un libro a través del cual el budismo le habla al lector. Desde el primer capítulo se pone énfasis en la importancia de aprender; no en el sentido de acumular datos sino más bien como un esfuerzo por entender.

Nuestro estado natural de ser es un estado de consciencia: una consciencia que no es de nada, sino que es un estado de experiencia pura que lo abarca todo. En este estado de consciencia, nuestra mente es equilibrada, ligera, libre y
flexible.

Sin embargo, no somos capaces de mantenernos en este estado, porque somos propensos a querer saber quién está experimentando qué. Como resultado de esto, la consciencia da paso a nuestra conciencia corriente, la cual divide nuestras percepciones en sujeto y objeto, creando como sujeto una autoimagen, el ‘yo’.

Bajo la influencia de la autoimagen perpetuamos esta orientación hacia el sujeto-objeto. Apenas identificamos, comenzamos a comparar; y a esto siguen la codicia y el egoísmo. A continuación, la mente hace discriminaciones y juzga, lo cual causa conflictos. La autoimagen estimula estos conflictos, los cuales, a la vez, alimentan la autoimagen.