Leyes de la vida. Ley para vivir

Cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de actuar como si todos nuestros pensamientos, palabras y actos tuvieran una real importancia, porque, en realidad la tienen. Nuestras vidas tienen tanto un propósito como un significado.

Para el Dalai Lama, el sentido común conduce a la felicidad. En su opinión, los seres humanos somos mejores de lo que pensamos y podemos ayudar a los demás a desarrollar su bondad.

Las leyes de la vida ofrece orientación moral a partir de la espiritualidad la compasión como modelos de la conducta humana. En sus páginas, el Dalai Lama explica cómo purificar el alma, el cuerpo y el espíritu, mientras muestra el camino de la liberación.

Para ello, trata conceptos como ira y emoción, dar y recibir, paz mundial, felicidad, karma y mente, muerte, estadio intermedio, renacimiento o refugio interior.

como seres humanos nuestro objetivo básico es el de disfrutar de una vida feliz; todos queremos experimentar la felicidad. Es algo natural para nosotros buscarla. Éste es el propósito de nuestra vida.

La razón de ello es bastante obvia: cuando perdemos la esperanza, el resultado es que nos deprimimos y hasta es posible que
nos volvamos suicidas. Nuestra propia existencia está, pues, fuertemente arraigada en la esperanza…