Bulimia y anorexia

El hambre es el principio de un dolor que invita a alimentarnos; el aburrimiento, un dolor que nas obliga a dedicarnos a cualquier actividad, el amor, una necesidad que si no se satisface llega a ser dolorosa. Cualquier tipo de exceso es pernicioso: tanto en la abstinencia como en la gula, tanto en la economía como la liberalidad.

Con esta sentencia, Voltaire nos da una imagen concisa de los componentes fundamentales que habitualmente llevan a la constitución de las patologías alimentarias. humanas.

El objetivo de este libro es explicar al gran público cómo se alimentan y se mantienen estas tipologías de complicados problemas humanos y, sobre todo, cómo pueden resolverse en un tiempo breve.

El contenido de este texto es el fruto de una larga y laboriosa investigación, que ha dado a conocer detalladamente las formas contemporáneas de trastornos alimentarios a través de experiencias concretas de de tales problemas.

Por lo tanto, las afirmaciones que vendrán a continuación no son conocimientos a priori, fruto de la mera reflexión, ya que creemos, como Kant, que sólo conocemos a priori de las cosas lo que nosotros mismos ponemos en ellas.

Sin embargo. un análisis del que deriven estrategias Aplicadas con éxito, conduce a un auténtico conocimiento operativo que permite tener de un fenómeno patológico no solamente una descripción, sino también los instrumentos y las capacidades para cambiarlo.