La rueda de la vida, PDF – Elisabeth Kubler Ross

Vivir con los pies en la tierra, eso debemos hacer todos los mortales, no se puede esquivar un tema tan importante como lo es hablar de la muerte, sin ser negativos, pero no sabemos que puede pasar segundos adelante, no somos dueños de la vida, es prestada y el dueño la puede pedir cuando quiera…

Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer en la Tierra, se nos permite abandonar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa.

Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libres del dolor, de los temores y preocupaciones; libres como una bellísima mariposa, y regresamos a nuestro hogar, a Dios.

La vida es ardua. La vida es una lucha. La vida es como ir a la escuela; recibimos muchas lecciones. Cuanto más aprendemos, más difíciles se ponen las lecciones.

Durante toda la vida se nos ofrecen pistas que nos recuerdan la dirección que debemos seguir. Si no prestamos atención, tomamos malas decisiones y acabamos con una vida desgraciada. Si ponemos atención aprendemos las lecciones y llevamos una vida plena y feliz, que incluye una buena muerte.

Marcar como favorito enlace permanente.

Leave a Reply